MADRID OCULTO

El exorcismo de Carlos II El Hechizado

EXORCISMO A CARLOS II EL HECHIZADO

            Carlos II “El Hechizado”, fue rey de España entre 1665 y 1700. Hijo de Don Felipe IV y de Doña Mariana de Austria, su apodo le venía por su mala salud y esta era achacada, a la brujería y las influencias del Maligno. Parece ser que las relaciones endogámicas de la familia, fueron las que produjeron esta degeneración: creció raquítico, enfermizo y sufría un acentuado retraso. Además era estéril y al morir sin descendencia y extinguirse así la rama española de los Austrias, ocasionó distintas guerras por  la sucesión en el trono de España.

Carlos II El Hechizado, retrato expuesto en la Biblioteca del Real Monasterio del Escorial

EXORCISMO EN EL ALCÁZAR

            El Rey creía que era víctima de algún tipo de maleficio. Los continuos achaques de salud, los extraños fenómenos que se vivían en palacio y las habladurías, hicieron que Don Carlos llamara al Inquisidor Don Juan Tomás de Rocaberti para que averiguase que malignos hechizos había sufrido, y para que expulsara a los demonios en caso de haberlos. Rocaberti a su vez habló con el Padre Froilan, que era el confesor del Rey, y el padre Froilan habló con Fray Antonio Álvarez de Arguelles, quien tenía la facultad de hablar y expulsar a los diablos.

Grabado del Alcazar Fuente Wikipedia

También se decía de Fray Arguelles, que los demonios le hacían importantes revelaciones. El inquisidor aprobó el exorcismo y comenzaron los rituales y acciones para expulsar al maligno. El rey durante el tiempo que duraron los rituales, sufrió lo inimaginable: largos días de ayuno, continuos rezos sin descanso hasta caer extenuado, fustigamientos, baños en aguas heladas bendecidas y un sinfín de tormentos para intentar expulsar a los diablos. Estos, según los eclesiásticos fueron expulsados tanto de palacio como de su cuerpo, pero la salud del monarca y su descendencia permaneció igual. Al realizar estos rituales a las espaldas de su segunda esposa, Doña  Mariana de Neoburgo, esta se enfadó con los asesores eclesiásticos de su marido y al no poder hacer nada con el Inquisidor Rocaberti, ya que había fallecido en 1699, tomó represalias contra el bueno de  Fray Forlan quien  fue apresado por la inquisición y encarcelado, aunque al poco tiempo fue liberado. Pero esto es otra historia, que ya contaré en un próximo libro.

Una historia más de mi querido Madrid Oculto, el vuestro. Podéis seguir leyendo curiosidades en la Web y visitar la Fan Page de Facebook

Por favor, dale al me gusta, si te gusta claro está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas