Ir a la barra de herramientas
MADRID OCULTO

Misterios del Jardín del Capricho

EL JARDÍN DEL CAPRICHO (El amor imposible del Duque de Osuna)

                En el noreste de Madrid, en la zona conocida como Alameda de Osuna, se esconde uno de los lugares más especiales y bellos de la ciudad. Un lugar de encuentro de enamorados durante años, un lugar donde muchas de las  fotos de boda de los matrimonios madrileños, están realizadas allí, bien antes o bien después de la celebración. La historia del jardín es apasionante desde su construcción y primeros dueños, los Duques de Osuna Su simbología masónica, sus templos, edificaciones y decoración, la ría y el lago, el embarcadero, los árboles, el palacio, el polvorín y el búnker, el abejero, la ermita, los túneles y la tumba de un ermitaño inexistente, hacen de este parque, un enclave asombroso y peculiar. Un lugar en el que  he pasado muchas tardes disfrutando de su belleza y siempre con buena compañía, en el que he obtenido las fotos más sorprendentes de elementales que tengo, a contraluz y pasando una tarde de cuento, o las visitas acompañado por técnicos de parques y jardines, viendo lo que pocos pueden ver y escuchando la historia que esconde este bello paraje.

HISTORIA DEL JARDÍN

María Josefa Pimentel, duquesa de Osuna  compró un terreno en las afueras de Madrid para construir una finca de recreo. Empezó a construirse en 1787 y la duquesa quería que su jardín compitiera con lo mejor de la corte, era un capricho de una de las grandes de España y en esta construcción estaba muy segura de lo que quería. Ordenó su diseño inicial a Pablo Boutelou y varias de las edificaciones fueron diseñadas, construidas y pintadas por Ángel María Tadey

Casa de la Vieja . Forografía JMMC

En la invasión francesa de 1808, el recinto fue requisado por el general francés Agustín Belliard para albergar sus tropas, y se erigieron algunas edificaciones como el fortín.

Fortín – Fogorafía JMMC

Al acabar la guerra de la Independencia el lugar volvió a manos de Doña  María Josefa, quien continuó creando un jardín de ensueño. La decoración del parque es de lo más singular y cuando se tiene acceso a sus edificaciones y te metes en la historia y te enteras de las personalidades que estuvieron en él y el cuidado que se puso en la ubicación de los monumentos y su simbología (como si fuera un jardín iniciático construido a medida, con su laberinto de vegetación, su templete de Baco, o las columnas y relieves evocando a las cuatro estaciones) es cuando realmente, te sumerges en la esencia de lo que es El Jardín del Capricho, un lugar de ensueño.

Laberinto ritualista – Fotografía JMMC

LA CASA DE LA VIEJA – UNA CASA DE CUENTO DE HADAS

La Casa de la Vieja es una maravillosa construcción de madera, que hace que nuestra mente viaje al mundo de los cuentos, como si fuera la casa de un trasgo o  de un hada, decorada con bajos de musgo en su planta baja y pinturas de trampantojo evocando distintas realidades cotidianas. Muchas tardes se pasaba la duquesa con el joven Tadey decorando su jardín y en esas estancias, y como curiosidad  y acústicamente hablando, si subes a la planta superior y te pones en el centro de la cúpula que tiene como techo, según desde la posición que hables te oirás de una manera u otra .De ahí que dedujera, que la duquesa utilizaba la planta superior de la Casa de Vieja como sala de música personal.

EL ETERNO ENAMORADO

Con el fallecimiento de la Duquesa el 5 de octubre de 1834, paso a ser propiedad de Don Pedro de Alcántara Téllez Girón y Beaufort Spontin, XI duque de Osuna, nieto de Doña María Josefa.

Al bajar escaleras el Duque sufrió un infarto al correr detrás de su amante – Fotografía JMMC

Don Pedro estaba muy enamorado de su “prima hermana” Inés Francisca de Silva y  Téllez Girón, considerada una de las mujeres más bellas de Madrid. El Jardín del Capricho fue testigo de esa aventura romántica entre los dos a pesar de su consanguinidad. Paseos en barca, a caballo, comidas y cenas románticas, bailes, una relación oculta debido a su parentesco, y al matrimonio que Doña Inés contrajo con el Marqués de Alcañiz.

El Duque nunca se casó, siendo uno de los solteros más deseados de Europa, ya que siempre permaneció enamorado de Doña Inés. Don Pedro centró su vida en promover la cultura, era muy conocida su faceta como mecenas de artistas y músicos. Fue promotor de la fundación del Liceo Artístico y Literario de Madrid, abriendo sus puertas en 1837 y  siendo presidido por el propio Don Pedro.  Otra de sus grandes pasiones eran los equinos, fundando la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar, y celebrando en el propio Jardín del Capricho las primeras carreras oficiales de caballos de las que se tuvo noticia en Madrid.

Juan Miguel Marsella Crisóstomo 50 lugares mágicos para enamorados (Edicciones Cidonya)

La mañana del domingo del 25 de agosto de 1844 el Duque descansaba en palacio después de una ajetreada velada y había dado órdenes al servicio para que nadie le molestara. Algunos chismosos hablaban de la discusión que había tenido Don Pedro con su prima Inés esa misma noche. A mitad de la mañana un coche de caballos con el escudo del marquesado de Alcañiz, aparecía por la vía principal de la finca, los lacayos salieron a su encuentro cumpliendo las órdenes dadas por el duque, <<tenemos órdenes expresas del Duque de Osuna de que hoy no puede atender a las visitas>> Doña Inés cogió airosa las riendas de sus caballos y se dio la vuelta dirigiéndose hacia Madrid. Don Pedro al escuchar el escándalo de los equinos, lacayos y Doña Inés, se despertó sobresaltado,  se vistió lo más rápido que pudo y salió corriendo al encuentro  de su amor, pero a unos pocos metros de la entrada del palacete del Capricho, el duque de Osuna cayó  fulminado. Sus lacayos corrieron a socorrerle no pudiendo hacer absolutamente nada por la vida del noble. Según los expertos, al duque le dio un infarto cerebral.

Con solo treinta y tres años, Don Pedro de Alcantara falleció al salir al encuentro de su  gran amor. Su corazón nunca supo elegir a otra mujer, su bella prima le llevó a la tumba. Algunas personas aseguran haber visto la imagen de un espectro en las inmediaciones del Palacio,  no me extrañaría que se tratara de Don Pedro saliendo a buscar a su amada y vagando en el tiempo, como si se tratara de un retazo de película antigua, repitiéndose eternamente a lo largo de los tiempos. El amor que fue tan fuerte en vida, también lo es después de la muerte.

DE FINCA DE RECREO A REFUGIO ANTIAÉREO

Bunker dek Capricho cuando no estaba abierto al público – Fotografía JMMC

Cuando murió de “amor” el pobre Don Pedro de Alcantara, Duque de Osuna, toda su fortuna paso  a manos de su hermano, así como los títulos nobiliarios y posesiones, ya que Don Pedro no tuvo descendencia. El heredero, Mariano Téllez-Girón y Beaufort Spontin, no supo administrar bien su fortuna y tuvo que vender gran parte de sus pertenencias a finales del siglo XIX.

En Junio de 1936 en plena Guerra Civil, fue construido un bunker y un polvorín subterráneos pertenecientes al Estado Mayor del Ejército del Centro, comandado por el General Miaja,” la posición Jaca”. Una construcción robusta y perfecta en solo unos meses. Por varias partes del parque se pueden ver sus respiraderos, las entradas a ambos subterráneos, la del polvorín frente a “la casa de la vieja” y el bunker y sus dos entrada, junto al palacio ( si nos ponemos de frente al palacio a la izquierda) Yo personalmente he tenido la suerte de poder entrar al refugio antiaéreo  y ver la magnitud de la obra y el espacio que había, con sus distintos respiraderos, agua y desagües Se podían cerrar de una forma estanca para evitar la entrada de gases en caso de ataque con esa sustancia y tenían posibles rutas de escape si viniesen mal dadas,  a través de túneles. El propio palacio posee salidas subterráneas que comunican con las bodegas, muros tapiados y zonas exteriores al Palacio. Las malas lenguas dicen que estos túneles podrían comunicar con el Palacio de Villa Rosa, situado en Hortaleza, atravesando lo que actualmente es El Campo de Las Naciones. Aunque ésto son solo conjeturas, es muy probable que existan dichos túneles de comunicación debido a la  importancia de ambos lugares e investigando sobre este asunto, tuve acceso a la información que me facilitaron algunas de las personas que estuvieron trabajando en las  reformas de los años ochenta y parece ser que un grupo de expertos estuvo recorriendo dichos túneles. Otros expertos de “las grandes fortunas”, se quedaron con algunas de las esculturas y  templetes originales, para ponerlas como adorno en los jardines de alguna otra mansión.

Templete de Baco – Fotografía JMMC

A los pocos años de terminar la guerra, El Capricho fue declarado Jardín Histórico. En 1974 fue adquirido por el Ayuntamiento de Madrid, y en 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural. El jardín está en continua transformación desde hace unos años, reformas, remodelaciones, cambios de flora, y otros menesteres siguen haciendo del jardín un Capricho.

RECOMIENDO desde Madrid Oculto que os deis un paseo agradable y en cuanto podamos salir, que no os lo penséis es un gran lugar para deleitar la vista con sus joyas artísticas en forma de edificaciones, acompañados de unos jardines coloridos de ensueño.

Un buen lugar para poder descansar juntos, abrazados a la orilla del lago, o escondidos detrás de algún enorme árbol, o disfrutando de los campos de flores y la gama de colores. Aunque sea de pago, es un lugar inigualable para disfrutar con tu pareja y soñar como vivían a finales del siglo XIX los Grandes de España y sus amoríos. Un buen lugar para declararte junto a la exedra, o cerca de la ermita. Un lugar de ensueño donde poder disfrutar de una buena compañía, la mejor, tu pareja, y donde poder deleitarse en épocas veraniegas de representaciones clásicas y otras actividades muy acordes con los cuentos de amor.

Madrid Oculto

Una historia más de mi querido Madrid Oculto, el vuestro. Podéis seguir leyendo curiosidades en la Web y visitar la Fan Page de Facebook

Por favor. dale al me gusta, si te gusta claro está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *