MADRID OCULTO

La Leyenda del Campo del Moro

HISTORIA

A pesar de lo que piensa la gente, el nombre de Campo del Moro se lo adjudicaron en el siglo XIX. Buscando datos históricos, descubrieron que a la muerte de Alfonso VI, las tropas sarracenas intentaron conquistar otra vez Madrid, y asentaron el campamento en los terrenos donde actualmente se encuentra este parque. En épocas de Juan II, comenzaron a usar esta zona como lugar de recreo, y siglo y medio más tarde, Felipe II  continuó usándolo con tal propósito. Pasaron los siglos y se hicieron distintas remodelaciones, y ya en el siglo XIX, comenzó la reforma, e intentaron salvar el desnivel que tenía desde Palacio, haciéndole accesible desde todos los puntos. Actualmente, todavía se conservan algunas construcciones de esta última reforma.

EL DOMADOR  Y EL OSO ESPECTRAL

            En el primer cuarto del siglo XV, reinando el Rey Juan II de Castilla, proclamado rey en Cortes de Madrid en Marzo de 1419, una leyenda comenzó a hacer furor. El joven rey solo tenía 14 años y como niño hecho adulto a la fuerza, le gustaban los espectáculos circenses de la época. Gobernando realmente Don Álvaro de Luna, Don Juan se dedicaba a divertirse y a otros asuntos que poco tenían que ver con el estado, algo normal con la corta edad del joven.

LEYENDA

            Cuenta la leyenda, que lo que más le gustaba a este rey, eran los espectáculos con fieras. Conociendo esto, los gobernantes de  La Villa le obsequiaron con un espectáculo de doma de fieras, que fue instalado en los terrenos del actual Campo del Moro.

El domador, que tenía fama de ser de los mejores del reino, no era el que mejor trataba a sus animales  Un poco borracho y bravucón, los adiestraba con suma violencia.  De entre los animales que incluía el espectáculo, había un osezno que fue creciendo en este ambiente, tomando cierta manía al domador.

Campo del Moro

Una noche, el oso se escapó de su jaula y al día siguiente despareció el domador. A partir de ese momento, los días de luna llena, los centinelas comenzaron a escuchar gruñidos por el frondoso jardín, pisadas, alaridos y gritos desgarradores. Asombrados por lo que estaban oyendo, llamaron a la guardia y procedieron a bajar para ver que estaba ocurriendo. Cuenta la leyenda, que una imagen  se divisaba a lo lejos: era el espectro del domador perseguido por el oso y devorado. Este relato espectral, comenzó a coger más fuerza con el paso del  tiempo y según cuentan, cuando se aproximaba la fecha de la desaparición, la imagen se repetía año tras año. Esto sucedió durante siglos, y todavía hay gente que pernocta por este parque, que dice escuchar los gritos desgarradores del domador y los gruñidos del oso.

Si paseas por este extraordinario parque, aparte de ver las maravillas que encierra y las magníficas vistas a Palacio, acuérdate de estar atento a esta aparición espectral, más aún, si es luna llena…

Una historia más de mi querido Madrid Oculto, el vuestro. Podéis seguir leyendo curiosidades en la Web y visitar la Fan Page de Facebook

2 comentarios sobre «La Leyenda del Campo del Moro»

  1. Me ha encantado la historia,ya que Madrid es mi segunda tierra,gracias por compartir tu sabiduría con nosotros. Un saludo desde Mallorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *