MISTERIOS DEL BARRIO DE LAS LETRAS

EL BARRIO DE LAS LETRAS

El barrio de las letras de Madrid, es llamado así, por haber vivido en sus calles las grandes plumas de España, entre ellos magistrales escritores como, D. Miguel de Cervantes y D. Lope de Vega, siendo vecinos y un poco enemigos, viviendo sendos escritores en la Calle Huertas, Cervantes ejerciendo de funcionario, como cobrador de impuestos, Vega de noble cuna, Miguel vivía en una pensión, Lope en una casa señorial, pero en realidad vecinos, aquí empezamos a ver la grandeza de estas calles, eran los galácticos del Siglo de Oro de la literatura española.

Calle Huertas

Floristería Calle Huertas

Al principio de la calle Huertas frente a la Plaza del Ángel hay una preciosa floristería, una edificación baja rodeada de buena parte de la historia de nuestra ciudad, es fácil encontrar diferentes especies de plantas, difíciles de conseguir en otras tiendas. Bajo los suelos de este misterioso chalecito, ignorado por las miles de personas que pasean por la zona todos los días, se encuentra un cementerio, dicen algunos que era el antiguo cementerio de Fuencarral. Todavía se presiente cuando pasas por su lado una tranquilidad inusual ya que la zona es de las más concurridas de la capital, tanto de día, como de noche. Cuantas veces me he sentado en los bancos de piedra de sus calles, descansando de un duro día de trabajo. pensando como sería la vida en ese maravilloso, pero peligroso Siglo de Oro.

LAS DESAPARICIONES DEL SIGLO DE ORO

Por las calles de Madrid en el siglo XVI,   no era recomendado pasear solo a ciertas horas y menos si eras mujer, en estos años hubo en La Villa extrañas desapariciones de mujeres jóvenes y niñas, entre ellas Antonia Clara una de las hijas de Lope de Vega, mujeres que nunca aparecieron. las autoridades de entonces, barajaban diferentes hipótesis, la verdad que no varían mucho a las actuales, normalmente pensaban que podía haberse escapado con algún joven amante, por ejemplo en el caso de  la hija de Lope de Vega según algunos datos que no sé si son correctos, apellidado Tenorio, otra de las hipótesis que podían haber sido secuestrados por Turcos, para sus harenes, lo que si he podido certificar buscando datos de la joven hija de Lope de Vega, es que nunca la encontraron ni dio señales de vida, aunque se pensó que se había escapado con su joven amante, también hubo datos que apuntaban al posible secuestro de estos tratantes de blancas que había por la época, que aprovechaban el mercado y la vida de la capital para poder secuestrar a lindas mujeres, por las que luego les daban fuertes sumas de dinero, algún tratante de blancas fue ajusticiado en la plaza de la paja por este menester.

Calle Huertas

Calle Huertas

Lo que he podido encontrar por la red de esta muerte, ha sido bastante poco, pero tuve la oportunidad de hablar con una amante de la literatura, licenciada y un auténtico portento,  me puso detrás de esta pista, de la desaparición de la hija de Lope de Vega. María me contó multitud de cosas interesantísimas de estos literatos, pero mi interés sobre la desaparición de María Clara acaparó toda mi atención. Resulta que la  hija de Lope, salio un día de su casa, y nunca más volvió, «los mangas verdes» siguiendo los pasos que había hecho la chica, descubrieron que en el último lugar que la vieron fue en la Calle León, y que todas las pesquisas apuntaban a que se había escapado con un amante, a Tenorio lo interrogaron, siempre negó haberse escapado con María y ayudó durante varios años a las investigaciones pertinentes para esclarecer la desaparición,  pero nunca más se volvió a ver a María Clara, este suceso aconteció en el  año 1634, al año siguiente el Gran Lope de Vega y Carpio murió. Algunos biógrafos piensan que fue a consecuencia de la desaparición de Maria y la muerte de un hijo.

Calle Principe

Calle Principe . Teatro Español

La plaza de Santa Ana, Calle Cervantes, Calle Lope de Vega, Huertas, Calle del León, si esas calles hablasen nos podrían contar muchas historias, entre ella en la propia plaza de Santa Ana, donde se aparecía un espectro, para terror de sus vecinos, o las procesiones espectrales de los fallecidos en el Teatro Novedades donde murieron mas de sesenta personas, ocasionado por un incendio, cuando la gente huía despavorida, la muleta de un paralítico, se cruzó en uno de los estrechos pasillos, y la gente aterrorizada y sin conocimiento del accidente, fueron tropezándose unos contra otros, muriendo muchos de ellos aplastados debido a la gente que pasaba por encima, toda una masacre, que quedo inscrita en las crónicas mas negras mundiales, como uno de las peores catástrofes  ocurridas producidas por el fuego en un lugar público. Este suceso hizo que las medidas de seguridad  de la época cambiaran en las salas de espectáculos. Este incendio con tantos heridos fue un precedente para el tratamiento de lesiones producidas por quemaduras, y fue punto de partida para esta especialidad, tanto en tratamientos dermatológicos como en cirugía a través de injertos.